Compartir

El palacio del hechicero, también llamado pirámide del adivinodel enano o del gran Chilán,​ es una construcción maya de 35m de altura ubicada en el complejo de Uxmal, englobado en la zona Puuc del estado de Yucatán (México).

Según relató el investigador estadounidense John Lloyd Stephens en sus Incidentes de viaje a principios de 1840, cuenta la leyenda que este edificio fue construido en una sola noche por un enano, nacido de un huevo encontrado por una bruja cerca de Uxmal. El niño nació con la capacidad de adivinar el futuro, por lo que fue llamado el adivino.

Un día, el enano descubrió un tunkul (instrumento de percusión de madera) y se puso a tocarlo. De acuerdo con las profecías, era sabido que cuando alguien tocase ese instrumento y su sonido repercutiera en toda la región, obtendría el trono de la ciudad, de modo que cuando fue escuchado por el rey de Uxmal, éste identificó el sonido como el anuncio del fin de su reinado.3

Dispuesto a enfrentarse a su destino, el rey llamó al enano para someterlo a varias pruebas difíciles que el joven aprobó con éxito. Finalmente, sobrevivió a la más difícil: romper sobre su cabeza, con un mazo de piedra, una cesta de cocoyoles (una especie de frutos muy duros). El soberano se sometió en castigo a la misma prueba, y murió en el acto después del primer golpe. Así comenzó en Uxmal el reinado del enano adivino.

Fuente: Wikipedia